Entradas

photo-1453974336165-b5c58464f1ed

¿Qué es de verdad la hipnosis clínica?

Cuando hablo con gente fuera del ámbito de la psicología sobre la hipnosis, las reacciones suelen ser una mezcla entre interés y desconfianza. Lo primero que les viene a la mente es algún espectáculo de la televisión donde un supuesto hipnotizador sube a un grupo de personas al escenario y les hace comportarse de alguna forma ridícula con el simple objetivo de entretener a la audiencia.

 

Espero que este post sirva para distinguir la hipnosis clínica, que utilizamos algunos psicólogos en nuestras consultas, con la “hipnosis espectáculo”, por llamarlo de alguna manera.

 

La hipnosis clínica es un procedimiento de intervención basado en técnicas de sugestión. Se trata de que el terapeuta, utilizando diferentes tipos de sugestiones, ayude a la persona o paciente a generar en su imaginación la experiencia problema, así como a detectar las emociones, los pensamientos, reacciones fisiológicas, etc., asociados a dicha experiencia con el objetivo de influir en la percepción, los sentimientos, pensamientos y comportamientos y facilitar el cambio.

 

La hipnosis no es magia, pertenece al campo de la psicología científica, no es lo que se ha podido ver en algún momento en televisión. Existen muchas  creencias erróneas sobre las la hipnosis clínica, en gran parte fomentadas por los medios de comunicación, Por esto, es importante dejar claro que:

  • La hipnosis no deja a la persona enganchada en un trance, tiene una fase de inducción, otra de trabajo y otra de finalización o salida del trance.
  • La hipnosis no elimina el control voluntario de la persona, el hipnotizado no hace o dice nada que no quiera.
  • La hipnosis no es una solución mágica a todos tus problemas. La hipnosis no es una terapia psicológica, sino una técnica que se une a otras intervenciones potenciando su eficacia, pero esto no quiere decir que la persona no tenga que esforzarse para cambiar.
  • Todo lo que aparece en la hipnosis no es necesariamente verdad. No importa demasiado que esos recuerdos no sean fieles a la realidad, porque lo que afecta al sujeto no es lo que le pasó realmente, sino su recuerdo, esa invención o experiencia subjetiva. Es su verdad.
  • La hipnosis no es peligrosa, siempre que se realice por un profesional. Está desaconsejada por ejemplo en trastornos como la psicosis o la esquizofrenia.

 

El terapeuta ayuda con la hipnosis a que el paciente pueda focalizar su mente, a llegar a un nivel más profundo de conciencia. Es como cuando estás en un concierto y llega un momento en el que te has olvidado de las personas a tu alrededor y estás concentrado sólo en la canción y en cómo te hace sentir, en fluir con la música. Lo demás queda fuera.

 

Aunque la aplicación más conocida de la hipnosis clínica quizá sea la del tabaquismo, ha demostrado su eficacia para el tratamiento de trastornos psicológicos como la ansiedad o el estrés, así como para la intervención sobre los trastornos psicofisiológicos como el manejo del dolor o trastornos gastrointestinales.

 

Si crees que la hipnosis clínica puede ayudarte, estaré encantada de acompañarte en tu camino.